martes, 8 de junio de 2010

Mendigo corazon..


Después de una noche de escasos excesos, cansada estas de llenar con ajenas caricias en tu piel, el vacio de tu agotado corazón. Caminas sin rumbo, desorientada de tanto naufragar en manos equivocadas, buscando erronaemente en vacios corazones extraños, uno cuota de amor.
Perdida de tanto vagar, cansada de tanto perder. Tratando de intercambiar tu cuerpo por una caricias, confundiendo con ternura, la lujuria del momento.
Implorando en cada cama, una minima ilusión que dure mas de una noche.
Tan solo un "te quiero" piden tus ojos, y frente a ellos, ves escapar esas invisibles palabras, en sudor, entre sábanas. Puedes ver como en un fogozo abrazo se desdibujan tus sueños, de la misma manera que desaparecen los extraños caminos sin rumbo que dibujan tus uñas sobre su espalda; momentáneos.
Mientras te desesperas de esperar de alguna boca ajena, una tierna palabra que sofoque el dolor,
los sordos gemidos de pasión, espantan aquellos lejanos anhelos de amor. Las lágrimas ya no se contienen, y buscan salir, se asfixian en camas anónimas, viendo morir sueños que nunca se soñaran allí. Los besos ahogan con amargo sabor, el ya conocido gusto a decepción, y se esconde, tras esa estática cara de poker que simulas con majestusidad, la pena de conocer de antemano, el inevitable final de lo que nunca sucedió.
Una vez más, estas llorando, rasgando el cariño de esa trivial forma. Una vez más te pierdes, desorientada en el dolor.
Lloras y sufres maldiciendo a tu herido corazón, que no hace mas que sentir. En lo mas hondo de tu alma, cansada y dolorida, mantienes una esperanza, un escondido anhelo de aferrarte a cualquier minimo suspiro, que deje abierto un indicio al deseo de vivir un amor verdadero.
Deseas ansiosamente ser necesitada, amada y cuidada por las noches, siendole infiel hasta en los pensamientos, a tu compañera, la soledad. Tienes agotado el cuerpo de sufrir, y el espiritu arruinado por el fracaso.
Tan hundida estas en tus miedos, que no te permites valorarte. El llanto te nubla la vista, y te impides a ti misma, ver tu reflejo en el espejo.

Por eso hoy, amiga mia, te digo, que no necesitas implorar cariño,
que no hace falta que creas en principes, porque ya eres una reina...
Y si aun no has encontrado, quien sepa tratarte como te mereces,
es porque quizas, no es el momento,
ni el lugar,
ni la persona adecuada.
Amiga, no desesperes,
no actues por despecho, o resignacion, o dolor..
no sigas lastimando tu corazon, ni a quienes en verdad lo valoran.
No puedo garantizarte que exista el amor para toda la vida,
como me dijeron una vez, eso es mucho rato...
pero sè que tu amor, no ha llegado aun, no lo confundas,
no lo quieras encontrar en cualquier conjunto de palabrerias.
Mantèn tu corazon sereno, al resguardo de la superficialidad,
cuando estes lista, la verdad asomarà.
Quizas aun no estes lista para tal grandeza, y no por eso te tienes que dejar caer...
La firmeza esta en tu confianza, y el destino en tus decisiones.
Eres mucha mujer, para andar mendigando amor...

1 comentario:

anonimo dijo...

¿Por qué llenar el alma con el vacío de otros,si es como tener un sol sin luz?
¿No ves que el ciego guía al ciego hacia su muerte? Porque sus mentes van detrás de una ilusión
Para sentir que están vivos