martes, 21 de agosto de 2012


Cuando me hundo en la noche
mi cuerpo se deshace en la oscuridad
en la agonía de las sombras
de los grises lúgubres
matices de muerte
Cuando me hundo en los ojos
que miran el dolor de los míos
mi sangre se desangra en el silencio
en los gestos que me culpan
que me invaden, me develan
y me escupen verdades
entre lágrimas de tinta.

No hay comentarios: