jueves, 28 de abril de 2011


Seduce una voz
las flores de mis desiertos
y me invita a naufragar
en los cielos más azules
Devora una mirada nocturna
los fantasmas en mis sueños
y me descubre distraída
mirando las estrellas
Recorren unos dedos tibios
mis lágrimas cicatrizadas
y dibujan mariposas
en el invierno de mis días
Inventan unos pies
un camino de arco iris
que entre muecas ruborizadas
me apresuro a seguir
Encuentro una sonrisa
al final del sendero
que enciende en mí
una dulce canción.

1 comentario:

Dansho dijo...

"esperanza" sentí al leer.
te leí todo el 2011, y pude reflejarme mucho en tus palabras, quizas no entero, pero me agradaban y compartía algunas ideas.
gracias por escribir :).
por cierto, si quieres leerme, lo agradesco desde antes, puedes comentar si deseas, te responderé siempre.