sábado, 15 de mayo de 2010

Mamá.


Cuando vos te fuiste, cuando vos te olvidaste, la historia de nuestras vidas se derrumbó, el velo de la perfección que te vestia, volo ante la primer brisa de Septiembre, y ahi quedaste, desnuda ante la evidencia de tus mentiras, cubierta solo de verguenza y culpa.
Te fuiste tras esos estúpidos sueños sin sentidos, que intentaban ser justificaciones baratas, a tus vacias excusas de libertad.
Nos dejaste, huiste por un nuevo camino, olvidándolo todo, olvidándonos a nosotros, olvidando tu vida. Seguiste a trompezones un atajo equivocado, poblado de sueños y promesas, que según tus absurdas ideas, te llevarian a la felicidad. Corriste enceguecida por esas alucinaciones falsas, que te encantaron y te hicieron sentir como adolescente enamorada, excitada, deslumbrada. Y corriste, y no quisiste ver, que detras de todo ese circo, solo la nada había, era el principio del fin que creaste, el apocalípsis despues de tu determinante decisión.
Te fuiste mamá, y aquí quedamos, despues de un fin, solos, teniendo por delante un destino incierto y desconocido, y dejando atras, todo lo que fue y significó nuestras vidas. De un dia para el otro, de la noche a la mañana, decidiste por vos, y por todos nosotros, y cambiaste radicalmente nuestros rumbos. Tuvimos que renacer como ave fenix, despues de asumir que todo fue una gran mentira. Aprendimos a sostenernos sobre la nada misma en la que nos dejaste, solos, papá y nosotras, nosotras tus hijas.
Detras de ti dejaste todo aquello que un dia significó tu vida, y aun asi lo hiciste. Te rebelaste contra todo lo que fuiste, quisiste alejarte de ti misma, huyendo.
Aqui quedamos nosotros, y hoy, que muchos años han pasado ya, puedo sentir aun ese amargo sabor que senti aquellos dias: desprecio, verguenza, odio, rencor, humillación.. Aun hoy se recienten en mi, todas esas sensaciones que me inundaron un largo tiempo.
Y auque ciertamente no olvidé nada de todo aquello, aprendi a sobrellevar ese dolor. Aprendimos a nadar contra la corriente, encontramos la forma de salir adelante, nos sustuvimos, nos apoyamos y nos amamos como nunca. Mis hermanas y papá, aprendimos a avanzar a pesar de todo, a acostumbrarnos a tu ausencia, a remar en esta nueva, desconocida y casi ajena vida.
Nunca fuiste un ejemplo de entrega y amor, pero eras un pilar mas en esta familia, desapareciste, y solos, y juntos como familia, reconstruimos poco a poco ese derrumbe que sucumbió nuestro ayer.
Supimos encontrarnos, descubrirnos y crecer como familia, "No hay mal que por bien no venga" dice la frase, y asi fue.. Hoy somos un único, fuerte e indestructible lazo, que supo persistir a pesar de todas aquellas circunstancias, hoy somos una FAMILIA.
Por eso hoy mamá, siento esta necesidad, no de herirte, pero si de expresarte todo el dolor que nos causaste, hoy vengo a declararte, que no hay excusas, ni disculpas, ni explicaciones que cambien el presente. Vos elegiste, y lo que te toca vivir en el presente, no es venganza ni castigo, es simplemente la directa consecuencia de tus actos. No puedes reclamar, ya no hay mas que decir, no mas palabras de dolor, no mas tristeza. la pena que agobia lo hondo de mi alma quedará allí guardada por siempre, no te la mereces tú porque no vale la pena, y no me merezco yo para no resuscitar en el presente aquellas frustraciones, hablar mas sobre aquel ayer, inexistente ya.
No hace falta, no mas palabras, hace rato nuestros caminos se separaron. Mi papá, mis hermanas y yo, ya dijimos adiós.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Nada es para siempre, no te ates a ese pasado ya lo sacaste liberate. Solo hay un presente que lucharon junto a tu padre eso vale mucho mas y pesa mas que el pasado. Intenta ser feliz a pesar de todo el amor existe y vos podes hacer la diferencia.