jueves, 22 de noviembre de 2012


El escenario aún viciado
el aire se conserva absorto
los cuerpos en reposo
relajados
dos seres que se miran
que se admiran
más allá de sus ojos
perdiéndose en horizontes imaginados
con su desnudez desvergonzada
sobre los restos de una batalla
que solo permite victorias
dos personas hablándose en silencio
entre sonrisas
contemplándose en la calma
adorándose entre sábanas
sus respiraciones enredándose
invisibles
bramando textos ilegibles
imperceptibles
el deseo no cesa, no se agota
se refleja en todos los rincones
de sus gestos, de sus actos
los dedos buscando refugio
en el cuerpo ajeno
trazando caricias garabateadas
entre las curvas y los abismos
las manos
buscando aferrarse a la piel que recorren
buscando atrapar el calor que las impulsa
los labios encontrándose nuevamente
inevitables
las lenguas danzando dentro y fuera de la boca
humedeciéndolo todo
el aire inyectándose de fuego
de besos
de caricias
de vaivenes
la piel erizada, los poros abiertos
el tiempo detenido de tiempo
impulsado por sensaciones
por los sentidos alterados
por la sensibilidad de los nervios
por la sangre enervada
los músculos tensos, expectantes
los sexos despiertos
impacientes, desesperados
las manos
las lenguas
la piel
el calor
los suspiros, quejosos
el aire denso
los cuerpos
la urgencia
el sudor naciente
los sexos
la unión
todo aquello enmarañado
acomodándose en movimientos
volviéndose todo uno
una única y esencial presencia
una misma humedad
un mismo cuerpo
un mismo sufrimiento
una misma satisfacción
un único placer
los seres se poseen y se quitan
se mezclan y se separan
al ritmo de la melodía que inventan
los cuerpos se van y se vienen
se conocen y se re-descubren
incesantemente
hasta agotarse
dos personas volviéndose a ser
renaciéndose
otra batalla ganada
y el aire recobrando la quietud
y el tiempo recuperándose
y el escenario serenándose
al menos, por ahora.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Sos una grosa, no dejes de subir cosas, por favor! Me encantan todas las cosas que subís...

Lágrima dijo...

Gracias, quien quiera que seas. Me renovaste!