martes, 26 de junio de 2012


Cierra ese cielo
deshabitado
de un estrepitoso
alarido,
Apaga las luces
blancas
en esos ojos brillantes
en los que yo solo sé
refugiarme
en el silencio
de miradas
rotas.

No hay comentarios: