domingo, 20 de mayo de 2012

Un nombre


Me despierta de un letargo
De soledad condensada
Me enciende los labios
Los besos
De primaveras guardadas
Revive mi piel nueva
Tan solo un nombre.
Como la brisa fresca
De la mañana
Que renueva
El perfume de las rosas
Me sumerge en sus ojos
Me hace pequeña
Y me toma en sus manos
Me llena la vida
De un tibio sol
El oír un nombre:
Mi nombre
Pronunciado en su boca.

No hay comentarios: