jueves, 16 de diciembre de 2010

Lágrima 2009

En el horizonte, sobre el crepúsculo,
se disuelve la tormenta de discusiones.
Tus ojos brillan estrenando amor una vez más.
Nuestros labios se buscan, sedientos de besos contenidos
ocultos bajo enojos sin sentido.
En mi cama se graban nuevamente
las huellas del amor enloquecido
con caricias de fuego, desbordantes de placer.
Con palabras no dichas y silencios que hablan
con un pacto de amor invisible a los ojos,
nuestros cuerpos manifiestan
que nuestras vidas se pertenecen.
Otra vieja noche nueva,
en la que respiro tu aliento;
en la que admiro maravillada
tu semblante en resplandeciente descanso
que reposa sobre los misterios de los sueños.
Tu ardiente piel, pincelada por el sol
es una reliquia que mis pupilas degustan en la retina.
Un cuerpo que para mí es arte, que para mí lo es todo
Misterio que mis sentidos se deleitan por explorar,
hasta el mas recóndito rincón de tu ser.



No hay comentarios: